Páginas vistas en total

viernes, 17 de junio de 2011

Propuesta de reforma política para incrementar la operatividad del sistema de gobierno

Exigir que funcionarios cumplan con el perfil adecuado

Por: Maritza Cantarell Castillo

La función pública en todo el país es caracterizada por la fastidiosa burocracia e ineficiencia en el sistema que representa un gigantesco lastre para el desarrollo de la sociedad.

Se debe en gran medida a que quienes están a cargo de dichas instituciones en la mayoría de las ocasiones no están preparados debidamente, ya que no cuentan con el perfil adecuado para manejar su cargo con todas las responsabilidades que implica.

Tenemos entonces un sistema lleno de “compadres” que llegaron al puesto gracias a favores, pero no realmente porque sean capaces de desempeñarse como lo demanda la ciudadanía.

Por esta razón es necesario normar y regularizar ésta fatal práctica que ocasiona huecos gigantescos y obstáculos para el avance de los gobernados.

La administración pública requiere eficientar su operatividad para potenciar los beneficios para los ciudadanos en cuanto a su calidad de vida, mismos que dependen en su mayoría de distintos rubros de la gestión y acciones de gobierno.

Pero para empezar el cambio hay que hacerlo de raíz con las personas que están al frente de las instituciones públicas y que como consecuencia de su ineficiencia a los largo de décadas, han ocasionado un enorme rezago en distintos rubros.

Las malas acciones, o más bien la falta de ellas, se debe en gran parte a que éstas personas no están preparadas para hacerse cargo de la administración pública porque no cumplen con el perfil profesional de acuerdo al área que asumirán, o si bien la cumplen, no tienen los conocimientos para ejercer en la función pública como procedimientos legales o de gestión para bajar y ejecutar recursos.

La mayoría de estos funcionarios llegaron por méritos durante las campañas políticas, por recomendación, por favores, por amiguismos, compadrazgos, por todo, menos por realmente tener los conocimientos, competencias, actitudes o la vocación necesaria para servir y asumir sus puestos.

Siendo de ésta forma, como consecuencia los ciudadanos tenemos a funcionarios que no desarrollan proyectos o programas con una visión integral de las necesidades sociales y que por ende al “medio ejercer” hacen un derroche de recursos en acciones inviables o con falta de visión para que éstas tengan beneficios no sólo a corto plazo, si no que perduren y que abarquen a más sectores.

Derivado de ello hay un sin número de problemas procedentes de su incompetencia, por lo cual surge la imperante necesidad de legislar para que de forma reglamentaria esto no siga ocurriendo.

El juego político a lo largo de la historia de la democracia –al menos en México- ha adquirido diversas tácticas y movimientos en los cuales el objetivo es la lucha por el poder, valiéndose de casi cualquier artimaña.

En México contamos con la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios, que es la que establece la normatividad para el desempeño de quienes se encuentran en dependencias públicas, en donde además se contempla un apartado sobre el perfil que deben tener los mismos para las áreas a desempeñarse.

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos es clara en los requisitos que deben cumplir quienes deseen postularse para contender como Presidentes de la República, como Diputados Federales, como Senadores; la Constitución del Estado de Veracruz a su vez es explícita para quienes desean ser Gobernadores, Diputados Locales, Alcaldes, Procuradores, entre otros cargos, pero ninguna regula en el caso de los demás funcionarios públicos.

Así los gobiernos federal, estatal y municipal tienen la libertad de colocar en los puesto a quienes decidan a su consideración, pero esto no está en cuestión, si no el hecho de que no están debidamente preparados para asumir dichos cargos.

Esta misma ley señala las definiciones de las cuales se parte para llegar a un desglose más minucioso, en el artículo 4to. fragmento I dicta que: “se entiende por servidor público, toda persona física que preste a una institución pública un trabajo personal subordinado de carácter material o intelectual, o de ambos géneros, mediante el pago de un sueldo”.

Así mismo el fragmento III del mismo artículo reza: “Por institución pública, cada uno de los poderes públicos del Estado, los ayuntamientos y los tribunales administrativos, así como los organismos auxiliares de carácter estatal y municipal”.

En primer lugar se tiene que tener siempre claro que la naturaleza por sí misma es la de la vocación de servir para el pueblo y ello implica no sólo el compromiso, sino también la responsabilidad de velar por los intereses en común de los ciudadanos, muy por encima de los intereses propios o los del partido del cual emanen.

Por otro lado a consecuencia de ello nos enfrentamos con funcionarios prepotentes e inaccesibles, siendo que es el mismo pueblo el que con sus impuestos le está dando un sueldo y que además se debe a ellos.

La Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios dicta en su artículo 47 los requisitos para ingresar a la función pública:

ARTÍCULO 47.- Para ingresar al servicio público se requiere:
I. Presentar una solicitud utilizando la forma oficial que se autorice por la institución pública o dependencia correspondiente;
II. Ser de nacionalidad mexicana, con la excepción prevista en el artículo 17 de la presente ley;
III. Estar en pleno ejercicio de sus derechos civiles y políticos, en su caso;
IV. Acreditar, cuando proceda, el cumplimiento de la Ley del Servicio Militar Nacional;
V. No tener antecedentes penales por delitos intencionales;
VI. No haber sido separado anteriormente del servicio por las causas previstas en la fracción V del artículo 89 y en el artículo 93 de la presente ley;
VII. Tener buena salud, lo que se comprobará con los certificados médicos correspondientes, en la forma en que se establezca en cada institución pública;
VIII. Cumplir con los requisitos que se establezcan para los diferentes puestos;
IX. Acreditar por medio de los exámenes correspondientes los conocimientos y aptitudes necesarios para el desempeño del puesto; y
X. No estar inhabilitado para el ejercicio del servicio público.

Pero en esta ley no precisa el perfil de los ocupantes en cada cargo, más adelante en el capítulo II, en el apartado sobre el sistema de profesionalización de los servidores públicos generales señala en general que las asignaciones deben ser basadas en las personas mejores preparadas en los siguientes artículos:

ARTÍCULO 99.- Las instituciones públicas establecerán un sistema de profesionalización que permita el ingreso al servicio a los aspirantes más calificados, y garantice la estabilidad y movilidad laborales de los servidores públicos conforme a su desarrollo profesional y a sus méritos en el servicio.

ARTÍCULO 100.- Los sistemas de profesionalización que establezcan las instituciones públicas deberán conformarse a partir de las siguientes bases:
I. Definición de un catálogo de puestos por institución pública o dependencia que deberá contener el perfil de cada uno de los existentes, los requisitos necesarios para desempeñarlos y el nivel salarial y escalafonario que les corresponde;
II. Implantación de un régimen escalafonario en el que se determinen las posibilidades de movimientos que tiene cada servidor público en la institución pública o dependencia, así como las alternativas de ascenso real dentro del escalafón y los medios y condiciones asociados al mismo;
III. Estructuración de programas de capacitación y desarrollo a corto, mediano y largo plazos y su vinculación con el régimen escalafonario; y
IV. Establecimiento de disposiciones para que los servidores públicos conozcan, desde su ingreso al servicio, sus posibilidades de desarrollo; asimismo, deberán contemplar los medios para el logro de ascensos y cuidar que los puestos sólo sean ocupados por quienes cumplan los requisitos establecidos, con el objeto de lograr la mayor eficiencia en la prestación del servicio público.

ARTÍCULO 101.- Las instituciones públicas implantarán los programas de capacitación y desarrollo para los servidores públicos conforme a las necesidades de su función, del servicio y de los programas de ascenso escalafonario.

ARTÍCULO 102.- La capacitación y el desarrollo tendrán por objeto:
I. Propiciar la superación individual y colectiva de los servidores públicos, mejorar la calidad de la prestación de los servicios y coadyuvar a su integración con los fines de la institución pública;
II. Actualizar y perfeccionar los conocimientos y habilidades del servidor público, así como proporcionarle información sobre la aplicación de nuevas tecnologías;
III. Preparar a los servidores públicos para ocupar puestos de mayor nivel;
IV. Prevenir riesgos de trabajo;
V. Incrementar la calidad y productividad; y
VI. Mejorar las aptitudes y actitudes de los servidores públicos.
Para los efectos de esta ley se entiende como:
I. Preparación, los conocimientos y la formación académica o profesional acreditada satisfactoriamente, así como el dominio de los principios teóricos y prácticos que requiere el puesto a desempeñar;
II. Eficiencia, el grado de efectividad, empleo de aptitudes personales y aplicación de esfuerzo en el desempeño del puesto para el que el servidor público haya sido designado; y

ARTÍCULO 110.- En cada institución pública o dependencia funcionará una comisión mixta de escalafón que será presidida por el titular de la misma o por su representante, la cual será responsable de vigilar que el sistema de profesionalización se desarrolle de acuerdo a lo establecido en esta ley y demás ordenamientos aplicables. Estas comisiones estarán integradas por igual número de representantes de la institución pública o dependencia y de los servidores públicos.
Los miembros de las comisiones mixtas de escalafón desempeñarán sus funciones gratuitamente.

Una vez desglosados los anteriores artículos de la Ley del Trabajo de los Servidores Públicos del Estado y Municipios, es notable la falta de rigor en el sentido de que no especifica los catálogos de funciones según el perfil y el área que le designarán las instituciones, además de que éstas ni si quiera se llevan a la práctica.

Dice también que debe de haber una comisión que vigile que se cumplan el ascenso por escalafón cumpliendo los requisitos anteriores, pero si estas comisiones son formadas por el mismo equipo que integra la institución el encubrimiento ante la falta de preparación es evidente.

Aunque la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que cualquier mexicano tiene derecho a tomar un cargo público, también hay requisitos que se han pasado por alto, precisamente por la falta de rigidez de las mismas.

Una solución viable a ello sería que una vez transcurridas las elecciones y declarado a los candidatos electos de alcaldías y el Gobierno del Estado, se les ponga un plazo de tiempo para que entreguen al Congreso del Estado la relación de quienes ocuparán la titularidad de las diversas áreas que integran su gobierno.

Así la comisión pertinente del Congreso tendrá la oportunidad de analizar los perfiles y preparación de secretarios, directores de área y coordinadores, es decir, los altos mandos de quienes dependerá la suerte de los ciudadanos en el próximo periodo.

Para ello debemos tomar en cuenta la categorización de los puestos, contemplados en el artículo noveno de la misma ley:

Para los efectos del artículo anterior y la debida calificación de puestos de confianza, se entenderán como funciones de:
I. Dirección, aquéllas que ejerzan los servidores públicos responsables de conducir las actividades de los demás, ya sea en toda una institución pública o en alguna de sus dependencias o unidades administrativas;
II. Inspección, vigilancia, auditoría y fiscalización, aquéllas que se realicen a efecto de conocer, examinar, verificar, controlar o sancionar las acciones a cargo de las instituciones públicas o de sus dependencias o unidades administrativas;
III. Asesoría, la asistencia técnica o profesional que se brinde mediante consejos, opiniones o dictámenes, a los titulares de las instituciones públicas o de sus dependencias y unidades administrativas;
IV. Procuración de justicia, las relativas a la investigación y persecución de los delitos del fuero común y al ejercicio de la acción penal para proteger los intereses de la sociedad;
V. Administración de justicia, aquéllas que se refieren al ejercicio de la función jurisdiccional;
VI. Protección civil, aquéllas que tengan por objeto prevenir y atender a la población en casos de riesgo, siniestro o desastre;
VII. Representación, aquéllas que se refieren a la facultad legal de actuar a nombre de los titulares de las instituciones públicas o de sus dependencias; y
VIII. Manejo de recursos, aquéllas que impliquen la facultad legal o administrativa de decidir o determinar su aplicación o destino.

La tarea de los diputados será analizar el perfil del gabinete del gobernante estatal y los municipales, para proceder a autorizar para que entren en funciones o bien rechazar al postulante.

Además de que su curriculum debe ser acorde al área ya sea operativa o administrativa, los nuevos funcionarios deben estar perfilados a la función pública, es decir, o bien contar con experiencia del gobierno en mandos medios o haber cursado diplomados, talleres o carreras que le permitan tener conocimiento del manejo de la administración pública, a fin de que sepa gestionar y aplicar recursos de la forma correcta.


Conclusiones

El camino a la búsqueda de una sociedad más equilibrada y con mejores condiciones de vida está de la mano con el perfeccionamiento de la forma de gobernar, por ello es que debemos exigir cada vez más de quienes están a cargo de manejar la función pública.

Con las limitantes económicas que se tienen hoy en día en el presupuesto de los gobiernos, es necesario casi hacer maravillas y aplicarlo con la regla de oro “hacer más con menos”, ello implica un análisis y conocimiento del impacto sobre los sectores sociales, para no desperdiciar dichos recursos.

Esto es pieza clave para el desarrollo social, pues actuar con obras de relumbrón significa tener un beneficio corto que en pocos años necesitará que se vuelva a ejecutar y así cae en un círculo vicioso que mantiene estancado a los sectores más vulnerables.

Los integrantes del Congreso deben tener conciencia de esto y no permitir que siga pasando. Al representar al pueblo deben dejar de consentir a los gobiernos, aunque sus representantes sean incluso también sus “compadres”, realizar esta reforma será un avance significativo para agilizar la operatividad de cada una de las localidades del estado.

Si bien es cierto que el trabajo electoral es un aliciente para que los gobernantes coloquen a su gente en estos cargos, debería serlo también el que integren a quienes van a hacer con su gobierno un buen trabajo, porque de ello dependerá que sigan avanzando si es que tienen otras pretensiones políticas para más adelante.

Quienes tienen aspiraciones políticas, con estas medidas se verán obligados a prepararse con antelación. Lo que deberían tomarlo como benéfico no sólo para su desarrollo personal y profesional, si no que a la vez tendrán una mejor conciencia del alcance que tendrán con sus acciones en el momento en el que se encuentren en el poder.

martes, 31 de mayo de 2011

Qué hizo mal México para perder el sitio que ahora ocupa Brasil como potencia regional en América Latina

Por: Maritza Cantarell

El declive de México en la posición que ocupó hasta el año 2000 en la economía global, fue resultado de las medidas económicas erróneas adoptadas una vez firmado el tratado de Libre Comercio y que desencadenó una serie de estrategias erróneas que Brasil supo aprovechar muy bien para catapultarse como potencia regional en Latinoamérica.

Las decisiones políticas y el papel que ha jugado México no le han permitido reivindicarse y se vislumbra que difícilmente lo hará en primer lugar porque está sometido a Estados Unidos, a su sombra depende de este país para las relaciones internacionales.

Los mexicanos se han visto afectados con dichas medidas al no recibir los beneficios de los acuerdos con 43 países, pues aunque al principio se dijo que sería una oportunidad para el comercio exterior y la inversión, sólo se han beneficiado las empresas transnacionales y han sido esas mismas multinacionales las que se apoderaron de las ramas del comercio mexicano como la agricultura y de los distintos servicios que se importan y exportan.

Brasil por su parte además de estrategias económicas positivas, ha jugado un papel “blando” al dejar en claro que le apuesta a la paz y se niega a invertir en la militarización y armamento sofisticado, lo cual si bien es un arma de doble filo ya que no representa una potencia nuclear, es su enfoque cooperativo lo que lo ha resarcido y le ha funcionado muy bien, aunque no está considerado en los principales foros internacionales como el Consejo de Seguridad y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Por tales motivos México y Brasil son rivales, a quienes se les suma un tercer país en discordia: Venezuela, cuyo gobierno liderado por Hugo Chávez ha posibilitado alianzas benévolas para dicho país al ofrecer petrodólares a sus países vecinos y haciendo juego con su proyecto político-ideológico para la redistribución de recursos y ha lanzado también varias iniciativas para Sudamérica, pero sin duda su papel más relevante es el encontrarse en contra del imperialismo de Estados Unidos.

A pesar de contar con estos dos rivales, Brasil ha sobresalido como potencia regional y ha logrado codearse en muy poco tiempo con las grandes potencias mundiales, además de ser el principal socio comercial de la Unión Europea en América Latina, el undécimo a nivel mundial, mientras que México se encuentra en el lugar 21.

Pero no sólo las medidas políticas y económicas han ocasionado este ascenso de Brasil, pues aunado a ello ha invertido en el rubro científico que le ha beneficiado en sectores como ambientalistas, de transporte, comunicación, entre otros y contrastantemente, México se encuentra rezagado en estas cuestiones.

lunes, 30 de mayo de 2011

Similitudes entre las demandas de los movimientos Oriente durante este 2011 y las demandas de la sociedad mexicana

Por: Maritza Cantarell Castillo

Los movimientos de los países de Oriente originados a principio de año, son resultado de un cúmulo de décadas de represión, en el que las condiciones favorecieron para desencadenar un efecto dominó en donde el pueblo reaccionó y unió sus fuerzas para romper las ataduras que no les ha permitido desarrollarse en distintos ámbitos.

Bastó un caso de sacrificio de un ciudadano desesperado en Túnez, para hacer despertar la ira y terminar con la impotencia que ahogaba también a los pueblos de países como Egipto, Libia, Yemen y Siria, pues utilizaron este ejemplo para armarse de coraje.

Aunque aún no podemos decir que se haya superado éste capítulo de la historia, si se pudo concretar un avance con el tambaleo y la derroca de las dictaduras de los países en cuestión.

Mucho se le atribuyó al papel que jugaron las redes sociales para convocar a la gente y además para dar a conocer los hechos al mundo entero, a tal grado que las distintas formas de comunicación fueron bloqueadas en su momento en un intento desesperado por detener la furia ya más que encarrilada de la gente.

Cientos de víctimas tuvieron que perecer, no sólo civiles, sino también los mismos integrantes de las fuerzas de seguridad que se enfrentaron con el ejército en las marchas organizadas, matanzas atribuidas al mismo gobierno en otra estrategia fallida para no perder el control.

Mientras el mundo entero era espectador de aquel momento histórico para dichos países, el pensamiento generalizado y expresado en las mismas redes sociales fue ¿podemos hacer lo mismo? ¿se podrá derrocar al gobierno con el que no estamos de acuerdo?  ¿lograremos eliminar al gobierno corrupto y empobrecedor? Y un sinfín de convocatorias malogradas para levantarse en países como México.

Pero estos cuestionamientos nos llevan a reflexionar sobre las similitudes de nuestro país con aquellos del otro lado del mundo que acaban de abrir los ojos y se han topado con el anhelo de libertad, que en poco tiempo paso de ser simplemente un deseo a ser una exigencia.

Por supuesto que las condiciones no son las mismas, tiene más de un siglo que “logramos” una democracia –aunque no es perfecta- encaminada a mejorar y que en contraste con los países de oriente encontramos que sus actos han sido aún más brutales. Realizar este tipo de levantamientos nos pondría en riesgo de retroceder, en vez de avanzar.

Es notable la implementación de la fuerza y el sometimiento por parte de los gobiernos de Oriente, la cual les había funcionado para mantener la paz y tranquilidad hasta ahora. En este tenor comparada con la estrategia del actual presidente de México Felipe Calderón Hinojosa, quien se ha valido de las fuerzas armadas para tratar de lograr un ambiente de seguridad y que a un año de terminar su gobierno no ha conseguido más que sembrar terror en los ciudadanos y un rechazo general a la utilización de la fuerza pública.

En lo que si podemos asegurar una simetría es en que desde los años ochenta nos envolvimos al igual que ellos en el abismo financiero debido al sometimiento de un plan de reajuste estructural de los líderes de la economía mundial como lo es el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, lo cual significa que por ejemplo en el caso específico de México le apuesta al libre mercado y a la privatización y por su parte en Egipto se desmantelaron empresas paraestatales y se limitó drásticamente el servicio público.

Como resultado de estas medidas económicas podemos comparar a ambas regiones en los altos niveles de desempleo, que dan lugar a condiciones de austeridad, características que comparten ambas regiones.

Yendo un poco más allá, en México en donde el catolicismo impera, cierto es que la Iglesia hizo lo propio –y a su conveniencia- para que los hijos de la Morenita del Tepeyac buscaran librarse de la anarquía; y contrariamente los gobiernos de Oriente se valieron de su práctica Islámica y de su sagrado Corán para mantener en la sumisión a los musulmanes.

Por ello agrego que la cultura tiene mucho que ver para que aunque se comparten ciertos rasgos en los padecimientos de ambas partes, se hayan llevado a pasos distintos la reclamación de democracia y libertad, sin embargo como la finalidad siempre es el perfeccionamiento  de la sociedad es indudable que el proceso continuará en México y Oriente e incluso podemos advertir que llegará un momento en que los musulmanes se encuentren a la par que otros países y pueda superarlos.

sábado, 30 de abril de 2011

Asaltando la inocencia

Aún no puedo entender la injusticia de la vida al arrebatarle a un niño su inocencia cuando en vez de jugar, tiene que trabajar, o al que en vez de gozar su dulce ingenuidad, tiene que lidiar el abuso físico, emocional o sexual. Es un despojo descomunal robarle la pureza a los seres más virtuosos que habitan en cuerpecitos frágiles, incapaces de defenderse. (Maritza Cantarell, 2011)

La Beatificación de Juan Pablo II y el nuevo equilibrio de las fuerzas entre el Clero y el Estado

Por: Maritza Cantarell Castillo


El próximo primero de mayo se cristalizará una de las aclamaciones más vociferadas en la historia del catolicismo –y quizás también una de las más cuestionadas-,  la beatificación del pontífice más querido por la humanidad, Su Santidad Juan Pablo II, tema que ha sido criticado por líderes en innumerables ramos en todo el mundo.

El tema se encuentra en el ojo del huracán no sólo por el hecho de la rapidez con la que se efectuará dicho protocolo, a diferencia del proceso que pasaron otras canonizaciones, sino también porque durante el mandato del Papa Polaco salieron a relucir ciertas irregularidades que ponen en entredicho el emblemático papado de Juan Pablo II.

Sólo han pasado seis años desde la muerte de Karol Józef Wojtyla, su nombre verdadero, y aún es recordado por los fieles como uno de los más queridos Papas al atreverse a romper las tradiciones cuadradas que habían guardado sus antecesores  antes de que llegara al trono de la Iglesia.

El historiador de la iglesia Michael Walsh se pregunta si es "necesario o conveniente" beatificar a Juan Pablo tan pocos años después de su muerte, dado que la mayoría de los participantes en el proceso, incluido el Papa actual, de algún modo le deben sus puestos al pontífice difunto y por lo tanto cabe dudar de su imparcialidad. "Sin duda era una personalidad carismática y en su funeral hubo clamores de 'santo súbito'", escribió Walsh en la revista católica liberal británica The Tablet. "Pero eso difícilmente justifica que la Congregación para las Causas de los Santos haya dejado de lado su cautela tradicional para acelerar el proceso con una prisa que nos parece impropia". 1[Redacción (21 de Abril, 2011). Crecen las críticas a la beatificación de Juan Pablo II. El Universal. Obtenido en la red el 25 de abrl de 2011: dirección (http://deportes.eluniversal.com/2011/04/21/crecen-las-criticas-a-la-beatificacion-de-juan-pablo-ii.shtml)]

Se sabe de la simpatía que siempre le tuvo Benedicto XVI, actual jefe de la Iglesia, quien inició el proceso de beatificación tan sólo dos meses después de haber fallecido Wojtyla el 2 de abril de 2005, con 84 años de edad, a pesar de los cinco años como mínimo que dictaba el protocolo para la canonización.

Se pudo ver en las diversas transmisiones de televisión de todo el mundo, cientos de miles de devotos que reunidos en el lecho de muerte de Juan Pablo II gritaban “santo súbito”, “santo ya”. Ese fenómeno de fe cautivó corazones en el planeta entero, quienes no podían creer que el ser que había llevado esperanza a naciones completas, se había ido para siempre.

Al conocerse la noticia de la beatificación, en Roma, 13 teólogos, así como profesores católicos de Europa y América Latina, dieron a conocer un manifiesto en el que piden a los fieles “testimonios contrarios” a la beatificación de Juan Pablo II, aun dando fe de “los aspectos positivos de su pontificado, como fue el compromiso por la paz o la tentativa de admitir las culpas históricas”. 2[Redacción (17 de enero de 2011).Se agrupan opositores a la beatificación de Juan Pablo II.Milenio.com. Obtenido en la red el 25 de abril de 2011: Dirección(http://impreso.milenio.com/node/8896513)]

Su mensaje de paz  llegó a casi todos los rincones del mundo, valiéndose no sólo de los medios de comunicación, de quienes se ganó la simpatía al conceder con mayor facilidad entrevistas, si no acudiendo en carne propia a países a los que ningún pontífice había visitado por las relaciones diplomáticas entre el Clero y el Estado que en ocasiones ni eran buenas, ni eran malas, simplemente no existían, como lo era el caso de México, cuando durante el sexenio de López Portillo se dio la primera visita Papal.

El cambio radical de la imagen que tenía la Iglesia fue transformado en gran parte gracias a las acciones de Juan Pablo II, durante lo que se considera uno de los mandatos más largos de un pontificado. Según una encuesta realizada en la diócesis de Indiana (EEUU), con lo que más se identificaban los feligreses era con su sonrisa, la devoción mariana, su dominio de varios idiomas, el perdón concedido al que quiso asesinarlo y su amor a los niños y los pobres.

Al Papa Juan Pablo II se le atribuyen movimientos importantes e históricos para naciones que habían sido oprimidas como lo es la caída del comunismo en el Este de Europa en los años 80, en gran medida gracias a que se proclamó siempre a favor del Sindicato Independiente Polaco Solidaridad.

La simpatía hacía su santidad Juan Pablo II no tiene color, clase, ni nacionalidad, y la prueba de ello es que se espera que más de dos millones de personas de distinta procedencia asistan a la ceremonia en Roma, misma que celebrará el actual Papa Benedicto XVI.

La fe hacia el beato tampoco tiene creencia política, ya que distintos jefes de estado se darán cita en El Vaticano como el Presidente de México, Felipe Canderón Hinojosa, el primer Ministro Francés, François Fillon, la primera dama dominicana, Margarita de Fernández, entre muchos otros líderes del mundo.

Quizás el cariño que le tomó la gente radique en la imagen accesible del Pontífice que demostró igual con jefes de estado que con medios de comunicación y ciudadanos comunes que en diversas ocasiones tuvieron la oportunidad de acercarse al él.

Aunque se trató del Papa más abierto hasta este momento en temas muchas veces sensibles para naciones cuya ideología había sido oprimida, Juan Pablo II se mostró inflexible en temas casi incuestionables para la Iglesia como el control de la natalidad, el aborto, el divorcio, el papel de las mujeres en la Iglesia y el celibato que deben de guardar los sacerdotes. Pero a pesar de ello siempre se mostró firme en su oposición a la guerra y en hacer severas críticas contra el capitalismo salvaje.

Uno de los actos más conmovedores para la opinión pública fue el suplicar perdón por los pecados cometidos en la historia de la humanidad, el 12 de marzo del año 2000, en donde hizo referencia a las Cruzadas, la Inquisición y la discriminación hacia las mujeres y las etnias.

A un paso de recibir la gloria eterna de los altares, gracias al milagro concedido a la religiosa de origen francés Marie Simon-Pierre, quien sufría al igual que Juan Pablo II el mal de Parkinson, este llamado milagro es cuestionado debido a que diversos grupos aseguran que no se realizó una investigación más profunda, mientras que otros atribuyen esta curación como inexplicable.

Lo cierto es que para que “Lolek”, como lo llamaban sus amigos más cercanos, sea canonizado  hace falta otro milagro bien documentado. En tanto que ha recibido a la par diversas críticas por faltas cometidas por sacerdotes durante su mandato, como lo es la acusación del mexicano Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, quien es acusado de pedofilia y fue encubierto por Juan Pablo II, al no tomar acciones al respecto, mismas que ya fueron castigadas por Benedicto XVI al quitarle todas las atribuciones de las que gozaba Maciel como hombre de Dios.

Al respecto el biógrafo papal George Weigel rebatió las críticas contra quienes se oponen a la canonización de Juan Pablo II y en declaraciones para “ACI Prensa” el 25 de abril del presente año afirmó que las investigaciones han sido profundas y que los resultados llenan cuatro volúmenes y con respecto al caso Marcial Macil dijo que el Papa fue engañado por él al igual que mucha gente.

El papel que jugó el Papa Juan Pablo II para lograr una relación más estrecha entre el Clero y el Estado fue fundamental, ya que a diferencia de otros pontífices de la historia moderna que se habían mantenido al margen, éste trató de involucrar a los jefes de estado en diversas ocasiones como en el Encuentro Ecuménico de Oración en Asís, donde mandó un mensaje a los gobernantes para que hicieran una lista de diez compromisos a favor de la paz mundial.

Líderes de distintas naciones harán una pausa en sus apretadas agendas este primero de mayo, para conocer y reconocer al dirigente espiritual que por muchos años, 32 para ser exactos, guió y dio un vuelco total tanto en la forma de profesar, como en otras ocasiones en la forma de gobernar y amar a sus semejantes, tal y como lo hizo Juan Pablo II.
La beatificación de Karol Józef Wojtyla dará paso al estrechamiento nuevamente entre el Clero y el Estado, misma que no siempre ha ido de la mano, pero que Juan Pablo II procuró realizar con aciertos y errores, y que finalmente sirvió para dejar claro el mensaje de paz por sobre todas las cosas.
“La humanidad guardará un emotivo recuerdo de la incansable labor de Su Santidad Juan Pablo II a favor de la paz, la justicia y la solidaridad entre los pueblos”.  (Fidel Castro, 4 de Abril 2005).

jueves, 10 de marzo de 2011

Se buscan superhéroes

Una vez una amiga me preguntó cómo le hacía para involucrarse en la política… ¿Qué? ¿Y tú para qué quieres meterte en “grillas”? le pregunté insistentemente. Por un momento se quedó callada como pensando su respuesta y entre balbuceos lo único que le entendí es que quería salvar al mundo casi, casi como Superman.
Luego de un rápido “coco wash” muy a mi estilo,  la intenté convencer de lo iluso que me parecía esa idea; indignada me paró en seco con una frase firme y contundente: “Por personas como tú estamos como estamos”.
Sin exagerar, ese pequeño incidente me hizo reflexionar acerca de la conformidad con la que vivimos la mayoría, soñando con que algún día todo sea color rosa como por arte de magia y sin mover un solo dedo para que las cosas sean diferentes.
Desde entonces entendí una cosa, el cambio empieza por uno mismo y que mejor sector que la juventud para emprender esa evolución que nos urge para lograr una sociedad más justa.
Nosotros los jóvenes creemos que nuestra edad es un motivo para que no nos tomen en cuenta, pero si no es ahora ¿Cuándo?
Te preguntarás cómo hacerle para que tus ideas sean puestas en marcha por organismos gubernamentales o incluso civiles y la respuesta es muy simple: empieza creyéndotela tu mismo.
Estudiar es una gran ventaja, pues en las diversas instituciones educativas existen grupos juveniles que promueven acciones integradoras y filiales a partidos políticos, los cuales son de gran impulso y trampolín para el inicio a tu búsqueda del cambio y de tu carrera como superhéroe.
La realidad es que es apremiante renovar los cuadros existentes, algo que ha previsto el Partido Revolucionario Institucional, que se ha encargado de sumar jóvenes a sus filas, logrando con ello tan óptimos resultados que por ejemplo hoy podemos ver candidatos para diputados de distintos distritos jóvenes y exitosos.
Ser joven no es sinónimo de inexperiencia, pues participar activamente en instituciones partidistas desde temprana edad te da la ventaja de escuchar y aprender de quienes tienen el camino avanzado.
Platicando con –como dicen por ahí- “viejos lobos de mar”, me ha sorprendido escuchar la esperanza puesta en la juventud de hoy y me queda claro que más que el futuro, somos el presente de nuestro país.
Es importante mantener una coherencia entre lo que decimos y lo que hacemos; los puestos que nos dan la oportunidad de hacer las cosas diferentes no se regalan, se lucha por ellos, se trabaja con el día a día y el resultado es satisfactorio no para una sola persona, si no para miles de ciudadanos que creyeron en ti.
Ten la seguridad que la perseverancia no tiene que ver con la clase social, mucho menos tus creencias religiosas o a qué familia pertenezcas, pues las palancas no nos dan garantía del resultado que anhelamos.
Tristemente he escuchado a muchos jóvenes igual que yo, desencantados de la política y de algunos de sus representantes, motivo que debería motivarlos para introducirse en las cuestiones que nos atañen a todos, para que así quienes nos dirigen no sean los mismos en cada votación; se trata de innovar y resucitar a nuestro país.
Estoy segura que integrarse a sectores juveniles dentro de los partidos ayuda colosalmente a enfrentar los problemas que sufrimos en la actualidad, como lo son educación, salud sexual, empleo, entre otros; por lo cual te invito a que experimentes la sensación de formar parte de un bloque encaminado a la búsqueda del cambio que a gritos pide la sociedad.
Te exhorto a que conjugar el vigor de nuestra juventud y a imprimir la frescura de tus acciones, se un héroe de tu comunidad -y tal vez algún día del país- y anímate a marcar la diferencia entre los indiferentes al mañana y los sensibles a las necesidades del pueblo.

sábado, 29 de enero de 2011

Política para apolíticos

Política para apolíticos


“Yo soy apolítico”, seguramente te suena familiar esta frase o incluso quizás alguna vez has hecho esta expresión. Ahora te pregunto yo ¿A qué llamas a político?

Probablemente tu respuesta coincida con algo así: “Estoy arto de la corrupción y la ineficiencia del sistema; del poder  de unos cuantos para su beneficio propio; de la lucha sucia de los partidos; de la prepotencia de los funcionarios; de la burocracia apoderada  de las oficinas de gobierno; de la desigualdad en la impartición de justicia; de la inequidad de género; de la deshonestidad de quienes nos gobiernan”, y así podríamos seguir mencionando todas las situaciones que nos ahogan en prepotencia.

¿Te sentiste identificado? o incluso decidiste también hacerte llamar “apolítico” porque crees que con ello ya estás al margen del escenario escabroso de la política… ¿No crees que te estás lavando las manos nada más?

Para empezar te tengo noticias: todos, sin excepción somos políticos. Lo somos desde el momento en el que tus padres te llevan a asentar al Registro Civil porque con ello te están introduciendo al sistema del que tanto reniegas. Pero no seas tan negativo, piensa cuantos beneficios te ha traído contar con tu acta de nacimiento para hacer trámites… ¡Dentro del sistema de nuevo!

Calma, tú no lo pediste. Esos trámites para ingresar a la escuela, para gozar del seguro social, entre muchos otros, son tu derecho desde que naciste gracias a la  Constitución Política Mexicana que dicta que tienes derecho a la educación, a la salud, a la vivienda, etc. Recalco, son tus derechos y por lo tanto son inalienables.

No crees que es justo que al disfrutar de tus derechos, hagas tu parte al tratar de ser un buen ciudadano y cumplas con tus obligaciones. No me refiero sólo a ir a ejercer tu voto el día de las elecciones y seguir la normatividad y el respeto de la vida cotidiana... ¡No! Es mucho más que eso.

Quejándote de las malas acciones del gobierno no aportas nada, si no contribuyes en nada ¿de qué te quejas? Analiza cómo se pueden cambiar las cosas si al contrario de ponerte al margen con tu excusa barata de “soy apolítico”, emprendes una acción para hacer una sociedad mejor.

Si crees que aunque te esfuerces no ganarías nada, entonces tu visión cuadrada se sumará a las miles de voces que exigen, pero no hacen nada al respecto. Mejor sé un granito de arena, pero que sea el mejor grano de arena que haya existido: el más ético, el más responsable, el más comprometido y el más decidido a hacer las cosas diferentes.

Si ya te cayó el veinte, ahora encomendémonos a Santo Tomás de Aquino, quien con su “Suma Teológica”, nos da una enseñanza acerca de las leyes humanas y sus palabras sabias allá por el siglo XIII, cuando expuso que el hombre es un animal social y además político ¡Cuánta razón tenía!

Pero si no quedaste conforme con la explicación del porque eres político en el sentido más puro de la palabra, podemos remontarnos a su definición etimológica que viene del griego “polis” que puede traducirse como conjunto de personas, pueblo o sociedad y del sufijo “tica” que quiere decir norma del obrar. Es decir, nos ocupamos de la vida de la “polis”. ¿Vives en una comunidad no? ¡Hola individuo político!

Está muy claro, no vivimos solos. Nuestra propia naturaleza requiere que nos acompañemos de otros para poder subsistir y así ha sido desde la antigüedad.

Te lo cuento con manzanitas: en la sociedad en la que vivimos hay distintos sectores, desde el núcleo más elemental de la misma como lo es la familia, hasta los grupos más complejos como empresas, instituciones, escuelas, iglesias, o sin ir tan lejos en los grupos de amigos hay ciertos roles que cumple cada integrante y sin el cual no funcionaria cada sistema. En cada uno de ellos encontramos una representación y coincidimos en que la finalidad es buscar el bien común de la colectividad.

Espero que hayas descubierto que de una u otra forma eres político desde que llegaste a este mundo y ahora que lo sabes, te invito a que seas un mejor político en tu casa, en tu trabajo, con tus amigos y contigo mismo con la ética como tu mejor aliada.